19. Ejercicio Ikigai: Borrón y sonrisa nueva