Nada tiene importancia porque todo tiene una razón de ser