Cuando te resistes a lo que sucede tu mente se embala