El interés se puede simular, la presencia no