6. No eres tú quien decide, es la vida que se impone