24. El poder del largo plazo