2. No es tu culpa